Marcas

En el plano nacional o regional, una marca puede protegerse registrándola, esto es, presentando una solicitud de registro en la oficina nacional o regional de marcas y abonando las tasas correspondientes. Este trámite se adelanta por medio de la Superintendencia de Industria y Comercio.

En el plano internacional, existen dos opciones: presentar una solicitud de marca en la oficina de marcas de cada uno de los países en que se quiera obtener protección o utilizar el sistema de Madrid. Estos trámites se adelantan en colaboración con la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI).

El registro de marca confiere al titular el derecho exclusivo a utilizarla. La marca podrá ser utilizada exclusivamente por el titular, o ser concedida en licencia a un tercero a cambio de un pago. El registro de marca ofrece seguridad jurídica y refuerza la condición del titular del derecho, por ejemplo, en caso de litigio. El período de validez del registro de una marca es de diez años, renovable indefinidamente abonando tasas adicionales.